TechNology

Body Desintegration, 2013

Video instalación.

Vilém Flusser indica que nos encontramos ante una era post-humana que nos lleva a relaciones tecnológicas gobernadas por el aparato. En este contexto post-humano el otro es representado de una manera técnica, a través de un lenguaje matemático, oscurecido.

 

El gesto de “Body Desintegration” refleja el estado de un cuerpo sin órganos que desaparece, que cada vez es más invisible, que no se puede tocar. La figura se convierte en un fantasma virtual que funciona como una presencia tecnológica que inunda la pantalla. Lo virtual no solo complica sino que distorsiona la división entre el cuerpo, la mente y el “yo”. En la no-corporeidad ya no se necesita la materia y el individuo puede participar separado de ella. En último término esto se relaciona con una sensación de desapego del cuerpo físico. La silueta se acerca y se aleja del dispositivo electrónico que registra el movimiento. A través de efectos generados por ordenadores, se construyen narrativas sobre la conversión de nuestro organismo en otra clase de materias. La imagen funciona como un síntoma, un símbolo, un significante, un significativo.

Anthology Film Archives, 2013

JustMad, Madrid, 2018